Javier Hacha

Siendo muy joven, compré un violín en unos grandes almacenes. Como no sonaba, lo llevé a un lutier que, sonriendo, me dijo que tenía que aplicar resina en las cerdas del arco para que sonara. El lutier me preguntó si estaba recibiendo clases y yo, muy convencido, le contesté que no era necesario, pues me había comprado un libro que se titulaba Como tocar el violín. Afortunadamente, Cristina Pérez, una violinista de la Orquesta Sinfónica de Sevilla, la madre de mi mejor amigo, se enteró de que me había comprado un violín y me invitó a que le hiciera una demostración. Yo toqué mis escalas y, tras escucharlas pacientemente me dio unos consejos, unas partituras, y una nueva invitación. Seis años estuvo acogiéndome en su casa, en los que aprendí que lo más importante de un músico no está en sus dedos.

Posteriormente continué mis estudios con David López, violinista también de la ROSS. Al mismo tiempo me formé en el Conservatorio de Sevilla, y recibí consejos de profesores como Vartan Manoogian, Barry Sargent y Břetislav Novotný, primer violín y fundador del mítico Cuarteto Praga. A través de una beca amplié mi formación durante dos años en la Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca con Ángel Sampedro, recibiendo también consejos de Enrico Gatti, Peter Spissky, Simon Standage, Pedro Gandía y Jaap Ter Linden. En estos años formé parte de diversas agrupaciones musicales, con las que interpreté un repertorio que abarca desde la música de cámara a la sinfónica.

En el año 2012 conocí al bailarín argentino Gastón Godoy, que me enseñó a bailar el tango y me puso en contacto con otros músicos tangueros, entre ellos el maestro Orlando Dibelo. Fue entonces cuadro descubrí la riqueza musical del Tango, una música viva y emocional que desarrollo en El Despiole, actividad que compagino con la docencia. En la danza del tango he recibido consejos de Gastón Godoy y Laura Atienza, Alejandra Mantiñán y Leandro Palou, Gaspar Godoy y Carla Mazzolini, Sophie Martínez, Sebastián Ovejero y Marie Quilly, Fabián Peralta y Josefina Bermúdez, Rodrigo Fonti y Majo Martirena, y Christian Márquez y Virginia Gómez.

Foto: Daniel Zamora